Muchos de mis clientes recurren al yoga o las constelaciones sistémicas para superar la alimentación emocional, que generalmente se manifiesta como sobrepeso. Aunque siempre enfatizo que necesitan ver a un nutricionista certificado o un médico para una evaluación, tratamiento y plan de dieta adecuado, existen diferentes aspectos de este problema,  que se pueden mirar desde una perspectiva sistémica y yóguica.

La comida es crucial para nuestra supervivencia y bienestar, sin embargo, la pregunta es:¿ Cómo lograr el equilibrio perfecto entre mantenerse saludable y «comer nuestro pastel» al mismo tiempo?

 

El solo hecho de que la obesidad esté matando a personas en los países del primer mundo mientras persiste el hambre en el tercer mundo, es suficiente para ver que tenemos un grave desequilibrio mundial en lo que respecta al tema de la alimentación.

 

Hablando sistémicamente, nuestros patrones de alimentación están directamente influenciados por nuestra familia y la sociedad desde una edad temprana. Además, algunos de nuestros antepasados ​​pueden haber experimentado la pobreza y el hambre y, como resultado, las siguientes generaciones se obsesionaron con tener un refrigerador lleno y comer en cantidades excesivas.

 

Por lo tanto, si estás tratando de embarcarte en un estilo de vida más saludable y encuentras que tu familia, amigos y colegas de alguna manera te etiquetan como la «oveja negra» por dejar los alimentos grasos y azucarados, ten en cuenta que su resistencia tiene su origen en la lealtad ciega a la «tribu».

 

La carne, el arroz, las papas, el azúcar y las grasas se han convertido en la norma de los alimentos básicos en la mayoría de los hogares tradicionales. La comida está por todas partes. La comida es la forma en que mostramos afecto y respeto. La comida es la forma en que celebramos los cumpleaños y las fiestas. La comida es la forma en que interactuamos con otras personas. La comida es lo que une a una familia. La comida es nuestra identidad cultural.

 

No es de extrañar que sea fácil confundir la comida con el afecto humano genuino y el sentido de uno mismo.
Y el círculo vicioso suele tener este aspecto.
Comes para llenar un vacío emocional. Te sientes fantástico en el momento. Subes de peso. Te sientes mal físicamente y emocionalmente. Ahora te sientes aún más resentido contigo mismo y el vacío interior se vuelve más profundo. Te sientes estancado. Te pones a dieta. Pierdes peso y te sientes increíble de nuevo. Un antiguo trauma o respuesta al estrés es provocado por un evento actual. Comes en exceso para llenar un vacío emocional … repita una y otra vez.

Si esto te suena, tienes un problema de alimentación emocional y te preguntas cómo romper el círculo vicioso. Debo agregar que, especialmente para las mujeres, las hormonas juegan un papel importante en la regulación emocional y los patrones de alimentación, pero aún así, aquí hay algunas formas en que el yoga y las constelaciones sistémicas pueden ayudarte a superar algunos de estos hábitos.

 

1. Lidiar con el trauma – A lo largo de nuestras vidas enterramos muchos eventos traumáticos en nuestra mente inconsciente sin procesarlos y superarlos adecuadamente. Además, el trauma ancestral es a menudo evidente en emociones y tendencias indefinidas que no pueden relacionarse con ningún evento traumático preciso en nuestra propia vida. Las constelaciones sistémicas pueden ayudar a revelar los sentimientos ocultos de resentimiento, tristeza, miedo, soledad, etc. Cuanto más alfabetización emocional desarrollamos, menor es la tendencia a utilizar la comida para enmascarar sentimientos incómodos.

2. Desarrollar una mentalidad sátvica de comer – Sattva en sánscrito se refiere a la cualidad de armonía y equilibrio, que nosotros, como yoguis, intentamos cultivar a través de nuestro estilo de vida. Aunque creo que la dieta es un asunto personal y que no existe una fórmula única para todos, para obtener resultados a largo plazo, es importante reemplazar el enfoque en la pérdida de peso a corto plazo con una mentalidad de alimentación saludable en forma sostenible.

 

Además de señalar lo obvio sobre la importancia de comer verduras, frutas y proteínas magras, son las alergias, las intolerancias, las enfermedades y tu sistema digestivo los que probablemente determinarán si un determinado alimento o método de cocción es bueno para ti  o no. Afortunadamente, existen muchos expertos y métodos en nutrición que pueden determinar tu plan de dieta óptimo a largo plazo.

 

Sin embargo, una dieta sátvica no se trata solo del tipo de comida que estás comiendo, sino también de la forma en que estás comiendo. ¿Te tomas el tiempo de comer en silencio y en paz? ¿Estás siendo respetuoso y agradecido por la comida que tienes en tu plato? ¿Estás preparando tu comida con amor? Una intención positiva es clave para una alimentación saludable, incluso si de vez en cuando tienes tu pastel de chocolate o pizza favorita. Además, permítete disfrutar del proceso de aprendizaje de la cocina y la alimentación saludable. Es bastante fascinante lo deliciosas que pueden ser nuestras comidas sin renunciar a nuestra salud.

 

3. Practica la atención plena con cada bocado: tómate el tiempo para apreciar completamente la textura, el aroma, el sabor y la presentación de los alimentos que estás comiendo. Además, observa tus antojos de comida y lo que pueden implicar al no ceder ante ellos. En cambio, en tu meditación contempla el sentimiento que aparece detrás de ellos. Por ejemplo, la próxima vez que desees algo dulce, cierra los ojos y observa este deseo sin apego ni juicio. ¿Qué emociones están surgiendo? ¿Frustración? ¿Aburrimiento? ¿Soledad? ¿Temor? ¿Necesitas comodidad? ¿Dónde se manifiesta la emoción en el cuerpo? Todo lo que surja, abrázalo, reconócelo y déjalo pasar. También puedes anotar estas emociones a medida que se manifiestan. Cuanto más practiques, mejor podrás identificar tus necesidades emocionales reales frente a los antojos.

4. Ámate a ti mismo y a tu cuerpo: si actualmente tienes sobrepeso y estás atrapado en el patrón de los atracones, es importante que te aceptes con mucha compasión. El pleno reconocimiento de dónde te encuentras en este momento es crucial para el cambio. Desarrollar el amor propio incondicional requiere mucha paciencia y fuerza, especialmente debido al hecho de que la sociedad trata de imponernos exactamente lo contrario a toda costa. Constantemente se nos vende la ilusión de que «no somos lo suficientemente buenos» sin un determinado producto, estado, apariencia física, etc. No te lo creas. No te compares con los demás y concéntrate en ti mismo. Ya eres perfecto como eres y abrazar completamente esta creencia es el punto de partida de cualquier transformación.

5. Desarrolla una práctica de yoga y / o una rutina de ejercicios: una práctica regular y fuerte puede mejorar nuestro estado de ánimo, optimizar el metabolismo, desarrollar la fuerza muscular, mejorar la flexibilidad y crear una relación más intuitiva con el cuerpo. No hace falta mencionar que la actividad física es una de las mejores formas de controlar tu peso y tu estado emocional.

 

Espero que puedas poner en práctica algunos de estos consejos y me cuentes cómo te va.

Si necesitas asistencia adicional, visita mis programas online.

Constelaciones Sistémicas

YOGA