¿Cómo lograr equilibrio en las relaciones de pareja?

Hace un tiempo, estuve  hablando con una cliente que, en un tono brusco, se jactaba de «entrenar» a su esposo para que hiciera su propia limpieza y planchado, y que ella nunca iba a hacer esto por él,  porque ella no había obtenido  un título universitario para ser sirviente de alguien. Y al parecer, el marido obedecía  todo lo que ella exigía. 

Y si bien es maravilloso que ella, y la mayoría de nosotras, las mujeres autorrealizadas de hoy en día, seamos profesionales, que tienen voz, una actitud, y ya no toleran la construcción machista, de dónde debería estar el lugar de una mujer, me llamó la atención el uso de su vocabulario. 

¿Su marido era un perro al que debía “entrenar” para que no se meta en un charco? ¿Por qué el tono pasivo agresivo al referirse a su esposo, aunque también mencionó que él era la persona más amable y cariñosa que había conocido en su vida? ¿Dónde estaba el amor en todo el cuento? El tono que usó no fue diferente al de esos hombres que se enorgullecen de ser degradantes y hostiles con las mujeres.

¿Dónde nos hemos equivocado como sociedad? ¿Fue este el efecto de feminismo tomado en forma extrema? ¿Fue por mucho estrés en el trabajo?  ¿Cuándo nos volvimos tan resentidos cuando hablamos de nuestros seres queridos? ¿Qué piensas tú?

Bueno, mientras continuamos desentrañando su dinámica familiar en nuestra sesión, descubrí que sus padres se divorciaron cuando ella era una adolescente y la madre tenía un profundo resentimiento hacia el padre. Su madre le decía constantemente que su padre era un fracaso y un inútil, y que ya no lo necesitaban en su vida. Y claramente hubo problemas entre los padres y quizás rencores justificados.

Sin embargo, sin importar cuál sea el escenario, cuando uno de los padres niega a su hijo el derecho a vincularse con el otro padre, esto generalmente creará mucho daño en sus relaciones futuras. Por lealtad ciega, la niña sigue viviendo el drama de su madre, en su propia relación, con mucho resentimiento inconsciente hacia su marido, su padre, e incluso, hacia los hombres en general. 

Por supuesto, cuando se trata de seguridad personal, en familias que sufren violencia doméstica, la historia es completamente diferente. Sin embargo, aun así, siempre se debe reconocer internamente a ambos padres, incluso si deciden que es mejor distanciarse del padre abusivo.

Este fue solo uno de los muchos ejemplos que pueden ocurrir en una sesión. Según las constelaciones sistémicas, cualquier exclusión y problemas no resueltos en la familia conducen al sufrimiento y al desequilibrio en la vida de los hijos, y a veces de los nietos.

Entonces, ¿Cómo restauramos el equilibrio en las relaciones y no las convertimos en luchas de poder sin fin?

Honra a tu madre y a tu padre , sin importar cómo fue tu relación con ellos

En términos simples, para restaurar el equilibrio, cada uno de nosotros debería aceptar a sus padres, tales como son. Cuando aceptas a la madre y al padre en ti, incluso si nunca has conocido a tus padres biológicos, también estás conectándote  con  tu arquetipo femenino y masculino.

Toma conciencia del arquetipo femenino y masculino en ti

Cuando te das cuenta de las partes masculinas y femeninas que hay en ti, ya no hay necesidad de chovinismo masculino, feminismo o división de ningún tipo. Te conviertes en pareja en el verdadero sentido de la palabra. Divides la responsabilidad, trabajas en equipo donde ninguno domina al otro. Se trata de darle el 100% a tu pareja, y tu pareja el 100% a ti, con el corazón abierto. 

Honra tus relaciones pasadas y las de tu pareja

Estar agradecido por todas tus relaciones pasadas, sin importar qué tan bien o mal terminaron, así como reconocer todas las relaciones de tu pareja, es un enfoque sistémico muy útil para crear una relación más equilibrada con tu pareja.

Encuentra algo sobre tu pareja por lo que estás agradecido/a  todos los días.

En lugar de regañar y criticar, concéntrate en todas las cualidades que son la razón por la que estás con tu pareja, después de meses, años o décadas. La gratitud disuelve la fricción, la división y cualquier necesidad de control.

Se un adulto y trata tu pareja como adulto 

Si crees que una pareja necesita cuidarte todo el tiempo, no estás buscando un igual, estás buscando un padre / una madre. Si te gusta siempre controlar y cuidar a tu pareja, no buscas un igual, buscas un hijo. Si estás constantemente en una lucha de poder con tu pareja, es posible que estés reviviendo los problemas de rivalidad con tus hermanos, tus padres o ex parejas. La clave es reconocer y honrar tu sistema, pero ser lo suficientemente valiente como para asumir tu papel de adulto.

Si estás experimentando problemas de relación y te gustaría comprender mejor tu dinámica interna a través del proceso de las constelaciones sistémicas, estaré encantada de ayudarle. 

Conoce las ofertas especiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *