La mayoría de las personas que se han sumergido en una práctica diligente diaria de yoga afirman haber realizado cambios bastante increíbles tanto a nivel mental como físico. Entonces, ¿qué sucede realmente cuando comienzas a practicar yoga REGULARMENTE, asumiendo que estás aprendiendo de un maestro calificado que se asegurará de que practiques de manera correcta y segura? Estos son algunos de los beneficios más comunes que experimentan los practicantes de yoga:

 

  1. Crear nuevos patrones neuromusculares: nuestros músculos y sistema nervioso están estrechamente relacionados. De hecho, es a través del sistema nervioso que el cerebro envía el mensaje a los músculos para que realicen una determinada actividad. El estrés hace que el cuerpo se ponga tenso, se inflame y la mente se ponga nerviosa e hiperactiva. Si vivimos bajo estrés sin hacer nada constructivo al respecto, y nuestras acciones y reacciones disfuncionales se repiten, se producen  condicionamientos neuromusculares. Su espalda rígida, estado de ánimo nervioso, tensión en el cuerpo, dolores de cabeza, falta de energía, etc., básicamente pueden convertirse en lo que usted es.  Con la práctica del yoga, podemos crear nuevos patrones neuromusculares que apoyan nuestro bienestar y salud. Por lo tanto, a menudo se dice, que el yoga se trata sobre todo, de DESHACER los patrones poco saludables del cuerpo y la mente.

 

  1. Formar hábitos alimenticios más saludables: si ha estado luchando con dietas de moda durante años y aún no puede estabilizar su peso, el yoga es el camino a seguir. Esto no significa que otras formas de ejercicio no sean beneficiosas también, pero con una práctica diaria de yoga, se construye un vínculo intuitivo entre su cuerpo, sus emociones y lo que come. El círculo vicioso de atracones / privaciones de alimentos se transforma en una comprensión intuitiva de qué tipo de alimentos le brindan energía y los nutrientes adecuados, y por otro lado, qué alimentos no son complementarios a su salud mental y física. Cada persona es única, por lo que estar en sintonía con su propio cuerpo y lo que necesita, puede prevenir o reducir varios síntomas.

 

  1. Desarrollar una actitud más desapegada: vivimos en un mundo de ritmo acelerado, donde la competencia y el estrés pueden crearnos y rompernos. La vida en una rueda de hámster tarde o temprano pasa la cuenta a nuestra salud y estabilidad mental. Si no obtenemos lo que queremos, sufrimos. El viejo dicho yiddish «El hombre planea, Dios se ríe» es un buen reflejo de como no todo lo que planeamos lograr siempre llegará a buen término como lo planeamos. ¿Su vida resultó exactamente como la planeó hace 20 o 30 años? Probablemente no. Lo que no quiere decir que no debamos trabajar en nuestros objetivos o que algunos de ellos no se hagan realidad. En lugar de eso, se trata de no enojarse cuando las cosas no salen como habíamos planeado. Se trata de seguir la corriente incluso en momentos en que parece que nuestro mundo se está desmoronando.

 

  1. Desarrollar la fuerza de voluntad, la paciencia y la perseverancia: el yoga no es fácil. Se requieren varios años para comenzar a comprender de qué se trata la práctica y muchos se apartan del camino del yoga debido a su naturaleza repetitiva y progreso gradual. Algunas posturas serán fáciles y algunas pueden tardar 10 años o más en dominarlas. Nuevamente para cada persona, dependiendo de su predisposición física y constitución, el proceso será diferente. Pero si se mantiene firme, como se mencionó anteriormente, podrá superar sus propios patrones mentales. La pereza, el darse por vencido, el aferrarse, la evasión, las batallas del ego aparecerán en tu «yoga mat» en algún momento de tu práctica.

 

  1. Volverse más centrado – La vida tiene una forma de desequilibrarnos y sería imposible siquiera imaginar una vida sin desafíos. El mat de yoga es un espacio para aclarar sus pensamientos, dejar de lado los eventos y pensamientos estresantes o simplemente darse la oportunidad de observarlos sin juzgarlos.

 

  1. Sentirse empoderado como persona: una mente fuerte en un cuerpo fuerte. Nuestros pies nos conectan con el suelo. Nuestra pelvis tiene el control de nuestra gravedad. Nuestra postura y la salud de la columna aumentan nuestra energía vital. La fuerza muscular que gana a través de la práctica regular, la capacidad de equilibrar y utilizar los puntos energéticos en su cuerpo, generan integridad, confianza y estabilidad mental.

 

Si tiene ganas de comenzar con su práctica de yoga, tal vez le interesan mis clases de yoga en vivo online. Haga clic en el botón abajo para más información.

Clases de Yoga