Respiración de Yoga para el Manejo de Estrés y Bienestar

 

“Los sentimientos vienen y van, como las nubes en el cielo. La respiración consciente es mi ancla” ―Thich Nhat Hanh

Es muy probable que nunca hayas pensado que una función tan básica y automática como la respiración puede afectar no solo tu estado psicofísico, sino también tu personalidad.

La mayoría de las personas respira de manera ineficiente toda su vida, y sin conectar sus síntomas físicos, su ansiedad y negatividad mental con la forma en que inhalan y exhalan. Antes de continuar, tómate un momento para evaluar la calidad de tu respiración.

¿Tu respiración es fluida o irregular? ¿Ruidosa o sutil? ¿Respiras principalmente por la boca o la nariz? Si estás respirando por la nariz, ¿puedes decir si es por ambas fosas nasales de manera uniforme o se siente obstruida una de ellas? ¿Puedes expandir tu pecho y tu vientre cuando respiras, o se sienten constreñidos cuando lo haces?

Tomar conciencia de los patrones de respiración es el primer paso para superar el estrés crónico.

Existen varias razones fisiológicas que pueden impedir la respiración fluida (p. Ej., Desviación del tabique), pero si se excluyen, es debido al estrés, la ansiedad y el miedo que el cuerpo crea una variedad de obstáculos para respirar bien. Como dicen en el yoga, no es que necesitas aprender una nueva forma de respirar o ser, sino que, eliminar los obstáculos que te impiden respirar de manera correcta y abundante (Yoga Anatomy, Kaminoff, Matthews, 2007).

En otras palabras, es necesario crear un espacio en el cuerpo, a través de una posición espinal alargada, vientre relajado y área abierta del pecho. Además, para un estado mental más relajado, se recomienda respirar por la nariz en lugar de por la boca, ya que la respiración nasal y bucal inducen el estado de relajación y ansiedad, respectivamente.

Según el yoga, respirar por la fosa nasal izquierda fomenta la relajación, que se llama metafóricamente energía «lunar» o «femenina», y por la derecha, incita el estado de alerta y la acción, correspondiente a la energía «solar» o «masculina». Por lo tanto, se utilizan varias técnicas de respiración de yoga para diferentes propósitos. Sin embargo, para una mente equilibrada, uno debe esforzarse por respirar uniformemente por ambas fosas nasales. Si una de las fosas nasales está bloqueada crónicamente, esto puede alterar el estado de ánimo y el comportamiento.

Se ha observado que las personas con tendencia a respirar por la fosa nasal derecha tienden a ser más activas y agresivas, mientras que las que tienen un dominio de la respiración nasal izquierda son más tranquilas, pasivas e inclinadas hacia su mundo interior (Science of Breath, Rama y Balantine, 2007).

Por lo tanto, si estás decidido a recuperar tu equilibrio interno y claridad mental, comienza con tu respiración, ya que una práctica diaria de respiración yóguica te ayudará a:

  1. Reducir los niveles de estrés – El trabajo de respiración de yoga activa el sistema nervioso parasimpático, es decir, su respuesta de descanso y digestión. Uno de los factores claves en este proceso es el nervio vago, que es estimulado por una respiración lenta y controlada. Por lo tanto, las técnicas de respiración de yoga deberían formar parte de tu rutina diaria, si luchas contra el estrés y la ansiedad. Del mismo modo, notarás que cuando estás molesto, ansioso o temeroso, tu respiración se vuelve superficial y errática.

 

  1. Cultivar la mentalidad de vivir en el momento presente – cuando observas tu respiración, la mente desvía la atención de tu dialogo interno al momento presente. Ya sea que tengas tendencia a huir, luchar o huir cuando estás bajo presión, el aprender a controlar o manejar tu mente con la respiración, puede ayudarte a superar algunos de los momentos más desafiantes de la vida.

 

  1. Proteger el cuerpo: el moco producido por las células en la tráquea y los bronquios mantiene las vías respiratorias húmedas y ayuda a evitar que los microorganismos y el polvo ingresen a los pulmones. Por lo tanto, se puede concluir que el sistema respiratorio tiene la capacidad de nutrir al cuerpo con  el oxígeno para mantenerlo saludable y, por otro lado, defenderlo de las toxinas en el medio ambiente.

 

  1. Desarrollar concentración y fuerza de voluntad. Las técnicas de respiración requieren precisión, un ritmo constante y repetición, lo que requiere mucha disciplina y fuerza de voluntad. La práctica continua no es fácil de establecer ya que la mente es voluble por naturaleza y el ego detesta la repetición monótona. Sin embargo, es precisamente en esos momentos de persistir con la práctica diaria, que la mente se entrena para concentrarse y quedarse quieta.

Para obtener más información práctica sobre la respiración del yoga, puedes comprar mi libro (haz clic en el enlace abajo) o reservar sesiones individuales.

2020-04-20T20:15:13+00:00
A %d blogueros les gusta esto: