Yoga: Lo científico contra lo sobrenatural

El otro día me estaba poniendo al día con una vieja amiga, que es una expatriada que vive en Bali, y ella mencionó el espantoso efecto que la pandemia ha tenido en el destino lider mundial en el turismo espiritual, y de bienestar. Nuestra conversación me trajo muchos buenos recuerdos de pasar casi un año allí. En retrospectiva, como una persona occidental, parece que vivía a diario en un universo paralelo con los balineses. Recuerdo un incidente en el que una tormenta había destruido una parte del spa al aire libre, en el resort para el que estaba trabajando, por lo que el siguiente paso lógico era hablar con el gerente de construcción … bueno, para mí lo fue, por lo menos. Sin embargo, para el equipo balinés, el paso lógico era llamar a un sacerdote y organizar una ceremonia de purificación, para ahuyentar a los espíritus malignos y demonios, que aparentemente causaron el desastre.

De forma similar, tradicionalmente, es bastante común en Bali, que te manden a ver un sanador chamánico local para curar un dolor de muelas (sí, más demonios en juego), o que te recomienden Jamu, una bebida hecha de raíz de cúrcuma fresca y jengibre, mezclada con agua, miel y jugo de limón , como remedio para una amplia gama de enfermedades. Realmente me encanta preparar este último, cuando me resfrío, pero probablemente, como con cualquier remedio, no sea una cura definitiva para ninguna enfermedad grave, ni sería adecuado para todos.

Un descargo de responsabilidad para cualquiera que planee visitar Bali cuando la situación lo permita: la isla tiene muchas clínicas dentales y médicas modernas privadas, así como toda la demás infraestructura necesaria, por lo que no te preocupes.

De hecho, para todos los que han estado en Bali, probablemente hayan notado los numerosos e impresionantes resorts de lujo, el servicio extraordinario, una gran cantidad de eventos de yoga, restaurantes de clase mundial, peluquerías, bares, pubs, monumentos y eventos culturales, además de una cocina increíble … elaborada con una gran cantidad de frutas, verduras, pescados y carnes locales. En pocas palabras, Bali lo tiene todo.

La razón por la que mencioné esto es porque, una de las creencias fundamentales de los nativos, es que Bali es una isla fértil y próspera gracias a sus devotas prácticas y rituales religiosos. Las ofrendas diarias a las deidades hindúes, y las ceremonias vienen antes que el trabajo y el dinero, ya que creen que el primero crea una abundancia del segundo. Y hasta 2020, puede haber parecido así, o al menos hubiera sido más fácil creer esa narrativa. De hecho, es justamente por esta devoción religiosa de los Balineses, que tantos aspirantes espirituales se dirigen allí, desde todo el mundo. 

Sin embargo, a medida que nos acercamos al último trimestre de 2021, muchas familias balinesas llegaron a vivir una pobreza extrema y recurren a la comunidad local de expatriados en busca de ayuda financiera, ya que no hay turistas, los hoteles no están operativos ni la mayoría de los demás servicios turísticos. Según mi amiga que está allí ahora, los lugareños en general, siguen confiando en sus rituales religiosos para sacarlos de esta crisis, en lugar de buscar soluciones más pragmáticas para ganarse la vida, que podrían ser tan simples como vender huevos de los pollos que ya tienen, o aceptar trabajo fuera del sector turístico. 

Ok, esta fue una introducción larga al tema del yoga, en términos de si nos inclinamos hacia lo sobrenatural o si debemos aceptar solo lo que se basa en hechos y la ciencia.

Solo estoy compartiendo lo que creo que es verdad, basado en lo que he experimentado y estudiado hasta ahora, y lo que siento que puede ser útil en tu propio viaje de crecimiento personal.

En primer lugar, aunque tenemos cada vez más evidencia científica de todos los beneficios de la  práctica regular del yoga, para la salud,  especialmente en términos de manejo del estrés, reducir el yoga a solo una práctica física y eliminar su aspecto espiritual, y de herencia india, para que sea más atractiva para la mentalidad occidental, orientada a los resultados, no solo es irrespetuosa con el país de origen, sino que también simplifica demasiado su invaluable papel holístico para nuestro autodesarrollo.

A lo largo de mi propio viaje, me he encontrado con ambos extremos; por un lado, maestros y practicantes que SÓLO aceptan el yoga como una práctica física, y tienen una actitud más bien de Richard Dawkins, en el sentido de que todo lo que no es científicamente probado, es básicamente charlatanería. Por otro lado, están las personas inclinadas a la New Age, que han adoptado el yoga como un camino para «sanar energéticamente», «desbloquear los chakras», «iluminarse» (a veces en solo 30 días, con una garantía de devolución de dinero…lol), «convertirse en dioses y diosas del amor», etc.

¿Y cual seria mi postura en todo esto ? Para ser completamente honesta, en ninguno de estos extremos.

Para mí, el yoga se ha convertido no solo en una profesión, sino en un compromiso de por vida de práctica y estudio, y puedo ver cuánto ha evolucionado este campo gracias a la investigación científica. Los profesionales de la salud suelen recomendar el yoga como una forma eficaz de afrontar la ansiedad, la depresión y el estrés.1

Aquí en Chile, por ejemplo, el yoga está nombrado como una práctica de medicina complementaria y gradualmente se está convirtiendo en un tema esencial de la medicina integrativa.2

Además, no podría imaginarme enseñando o haciendo yoga sin una comprensión mínima de cómo funcionan nuestros cuerpos, cómo se mueven nuestras articulaciones, qué les sucede a nuestros músculos cuando se acortan o alargan, cómo se puede estimular el nervio vago a través de la respiración yóguica para relajarnos, o cómo nuestros huesos cambian continuamente, y mucho más.

Sin embargo, si me preguntas, si el yoga y nuestra existencia en este planeta son nada más que eso, definitivamente diría que NO. Creo, o elijo creer, en las fuerzas sutiles de nuestros cuerpos y en la naturaleza, que no pueden explicarse por las limitaciones de la ciencia moderna. Al menos no todavía. Y para cada practicante de yoga dedicado, las experiencias internas son un tema personal.

Ahora, si es útil pensar demasiado en estas sutilezas y perderse en una gran área gris, esa es otra historia.

La imaginación puede volverse loca en el ámbito de la práctica espiritual, especialmente si se fomenta a través de la fluidez de la jerga de la New age. He llegado a creer que la jerga espiritual se vende bien, ya que puede parecer muy reconfortante cuando se trata de escapar de una cruda realidad.

 La mayoría de las veces, las personas se confunden mucho y pueden disociarse de sí mismas y de su entorno, cultivando estas creencias mágicas, y sin mencionar, caer presa de depredadores espirituales, que luego pueden aprovecharse de ellos fácilmente. Este es un tema de blog completo por sí solo.

Otro aspecto peligroso de este tipo de pensamiento mágico es que es fácil empezar a confundir el yoga con un tratamiento médico, y ver lo erróneamente como la solución para todo. Como dije anteriormente, el yoga está ganando más credibilidad en el rol de la medicina complementaria, sin embargo, esto no significa que los profesores tengamos las credenciales para diagnosticar o curar a alguien. 

Aunque no tiene que ver con el yoga directamente, hace un par de años atrás  me pasó que estuve en una sesión de reiki, y la terapeuta me trataba de convencer que no necesitaba hacer una cirugía ya que sus sesiones iban ser suficientes. Claramente, no le hice caso, y me sometí a un procedimiento cardiológico para sanar una arritmia benigna pero molesta, que tenia desde chica.  Fue la mejor inversión que había hecho en mi vida para mejorar la calidad de mi vida, ya que mi problema estaba en el nivel fisiológico.  Y eso no quiere decir que el reiki no tiene su lugar y valor como una técnica que promueve la relajación. Sin embargo, no  es un tratamiento médico.

Otro ejemplo muy común en el ambito de yoga sería cuando los maestros insisten en que sus estudiantes se vuelvan crudiveganos (o hagan cualquier otro cambio radical) de la noche a la mañana, ya que juran por los beneficios curativos de esta dieta, sin darse cuenta de que cada persona es diferente y que no todas las dietas son para todos.

Incluso en las Constelaciones Progresivas, un método de autodesarrollo utilizado para ayudar a comprender la dinámica oculta en nuestros sistemas familiares y otras relaciones, explica su efectividad debido al componente de energía sutil, definido por el biólogo Rupert Sheldrake, como la resonancia mórfica.

Sin embargo, si la resonancia mórfica, es decir, «un proceso por el cual los sistemas autoorganizados heredan una memoria de sistemas similares anteriores»3 es real, y en el contexto de las constelaciones progresivas y familiares, se relaciona con la información que se nos transmite en forma transgeneracional, en sí misma, es no es tan relevante.

De hecho, la efectividad del método también se puede explicar en términos de tomar conciencia de nuestras percepciones sesgadas, emociones, pensamientos subconscientes, las creencias fundamentales de nuestra familia y conectarnos mejor con lo que queremos en la vida. Y una vez que cambiamos nuestra propia mentalidad y comportamiento, naturalmente, la dinámica entre las  personas con las que interactuamos también cambia.

Definitivamente, el método se está volviendo ampliamente utilizado por los psicólogos, e incluso se ha agregado como parte del plan de estudios de psicología en varias universidades.

Durante mis años de entrenamiento para los facilitadores del método, al igual que en el yoga, encontré terapeutas con un enfoque muy esotérico por un lado, y por el otro, los facilitadores que trabajan en una manera más pragmática y realista. 

Mi propio estilo probablemente se inclina más hacia lo último, y creo que el método puede ser realmente útil para superar problemas personales y laborales. Escribiré más sobre este método en mi próximo artículo.

Por lo tanto, si te sientes perplejo por todas las contradicciones cuando se trata de tu práctica de yoga, te recomendaría que sea simple. No te preocupes por las metas utópicas, como la iluminación, antes de cultivar un cuerpo y una mente saludables. Si la práctica puede ayudarte a volverte más saludable, más tranquilo, más concentrado y más amable contigo mismo y con los demás, puede ser suficiente en esta vida.

Y la práctica puede volverse bastante aburrida y repetitiva. Lo admito.  Simplemente observando tu respiración, o tu mano mientras entras en la postura del triángulo, simplemente tratando de vivir con moderación, y sin permitir que tu imaginación te saque del aquí y ahora. Ese es el verdadero desafío de la práctica diaria. Por supuesto, esto no significa que tengas que estar meditando todo el día. La práctica es como la higiene diaria que haces, y luego sigues con las actividades de tu vida. Pero, hay que hacerla. Como siempre decía  uno de mis profesores de yoga principales, si uno no hace la practica, la teoría y filosofía no sirven para nada. 

En cuanto a las sensaciones sutiles que puedas sentir en tu práctica de meditación, mucho tiene que ver con el hecho de que a través de la concentración mental podemos distorsionar nuestra percepción del cuerpo físico. A medida que practicamos la quietud, podemos tener la impresión de que no sentimos el cuerpo, sin embargo, tan pronto como lo movemos, las sensaciones regresarán.

No estoy diciendo que los estados superiores de conciencia no sean posibles, pero para el principiante promedio o el practicante recreativo, pensar en estos estados puede desviarlo fácilmente de la practica, y darle al ego metas más ambiciosas para masticar.

Sin embargo, te recomiendo que leas una de las interpretaciones de los Yoga Sutra de Patanjali,  y otra literatura antigua sobre el yoga, ya que hay una gran cantidad de sabiduría en estos libros, y mucha información valiosa sobre la mente humana que puede ayudarte a mejorar comprender tu naturaleza habladora y volátil. 

Siempre me sorprende cómo, a pesar del hecho de que hemos avanzado mucho tecnológicamente, la naturaleza humana no ha cambiado mucho desde la época en que se escribió este libro, probablemente hace unos 4000 años.

En conclusión, te recomiendo que mantengas tu práctica constante y simple, leas los textos antiguos, y sobre los últimos estudios científicos, mantengas la mente abierta y los pies en la tierra.

Recursos:

1 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5843960/

2 https://www.minsal.cl/hospital-de-achao-suma-medicina-complementaria-como-reiki-yoga-y-terapia-neural-para-otorgar-mejor-salud/

3 https://www.sheldrake.org/research/morphic-resonance

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *